LA AMIGA COMPASIVA

Érase una vez una chica que descubrió con amargura -fijaos lo despierta que estaba- que no todo el mundo a quién quería, le correspondía. Es más, algunas de las personas a quién quería la despreciaban, la ignoraban y le hacían feos. Ella, pobrecita, se lo tomaba a la tremenda, se culpaba a sí misma, se decía machacona que, si no la querían querían quizá estaba haciendo algo mal y quizá no hacía sufi