LO QUE TIENE CUMPLIR 40… Y QUE TE HAGAN UNA FIESTA

Acabo de cumplir 40 años. Algunos dicen que es cuando se empieza a vivir, otros que estas en la plenitud de la vida; que se acaba la juerga… No sé, los cuarenta son en cualquier caso, una cifra redonda y, desconozco si cambia en algo la vida diaria. A mí, como mínimo me ha hecho recapitular un poco.    Sé que cuando nací, los médicos no daban ni un duro por mi supervivencia, y a base de lucha, incons

LA HISTORIA DE LA MOCHILA

Parece mentira lo que pesa esto, tan solo te vas por unas horas, cariño, no debes maltratar así tu espalda. A mi espalda no le pasa nada malo; bésame, para darme fuerzas. Ella lo miró alarmada por el dramatismo con el que siempre hablaba de todo. Además, añadió, siempre he de cargar con mi mochila y lo sabes. Su madre cerró la puerta y sentada en el suelo, sobre sus tobillos se echó a llorar; ojalá ella p

AURORA SE ENCUENTRA CON HADES

Cuando me llamaba Aurora, era una chica feita, chiquitita y algo rellena. Tenia una nariz ganchuda y respingona al tiempo; lo que hacía que junto a mis ojos asimétricos, mi cara pareciera una pintura de Picasso. Pero era una muchacha feliz, empática e inteligente. Ansiosa de vivir, y aunque algo reservada, tenia buenos amigos. Mi risa alborotada llenaba a cada rato; aquellas estancias por las que pisaba. Un día

AURORA ES UN NOMBRE DE ASESINA

El hambre me dominaba, mis entrañas rugían de rabia y odio, quería comer hombres y mujeres, que sabía que no entraban en la dieta; la carne humana, me dije, no está pesada para la dieta hipocalorica que me receto el matasanos. Pero mi hambre no necesitaba calorías sino sangre; mi anemia no tenia origen orgánico sino espiritual. Quiero la sangre de aquellos a los que odio, de los que han sido crueles conmigo,

RELATO DE UN OLOR INOLVIDABLE

Ella lo miró. En sus ojos se reflejaba el miedo, mezclado con la mayor ilusión de su vida; iban a volver a verlo. En aquella casa, con aquel olor rancio, y a polvo. Un olor que sus pituitarias habían retenido con total fidelidad. Él, que también estaba nervioso, le respondió sin hablar. Tranquila, todo va a ir bien, le dijo en silencio. Va a ser para nosotros, esta vez sí. Aquella mirada fue la que le dio la