Gracias de nuevo, vida

¿Quién diría en este año que llevamos, que mi balance provisional sería ampliamente positivo?

Pues así es, porque pese a que…

  • Hay hijos de puta que prometen cosas que no cumplen, y te sumen en la desesperación, y crees que no te mereces que las cosas vayan bien;
  • A que hay problemas que nunca acaban de solucionarse por mucho que tengas razón;
  • A que la salud de mi padre y la mía propia han sufrido sendos reveses que pensábamos que no íbamos a superar; y
  • A que trabajamos como negros para poder vivir; pese a todo ello…

Este esta siendo un gran año, porque….

Las malas pasadas que te juega la vida, sirven para ver quien está verdaderamente a tu lado, y aunque haya habido alguna que otra decepción, puedo sentirme muy afortunada, de tener a tanta gente que me quiere, y que está a mi lado cuando las cosas vienen jodidas.

Y soy realmente dichosa, porque tengo bastante gente a mi lado en estos reveses. Porque no solo he visto cómo mis amigos de siempre están ahí, sino que he ganado unos nuevos y enormes amigos.

Mi chico y yo hemos estado unidos siempre, como las lapas, pero ahora lo siento más cerca que nunca, más unido a mí que nunca y espero que dure muchos, muchos años… Y aunque nos hayan venido y nos vengan mal dadas juntos somos invencibles y casi inasequibles al desaliento; no menos importante es que cada uno sabe que el otro está siempre a su lado, apoyando. Siempre un equipo, en la vida y en lo que se tercie.

A mis amigos de «la lista de difusión de Salvita» que habéis estado día a día, no solo en aquellos días, sino cada uno de ellos y de una u otra manera desde entonces. Os adoro a cada uno de vosotros más de lo que podéis imaginar.

Porque estoy en un grupo de investigación fabuloso, con gente espectacular y porque tengo «un padrino» de excepción en este maravilloso mundo de la enfermería, Federico, gracias siempre. Gracias Anedidic y a la Cátedra Hartmann

Tengo compañeros en la universidad y en asistencial, que se han convertido  en amigos.

Y porque tengo un trabajo ahora mismo que adoro y donde estoy como en casa. Gracias a todos mis compañeros, facultativos, enfermeros, y personal administrativo-auxiliar, porque en el CAP de Soneja sois todos… cojo…

Porque he descubierto, conocido, y afianzado la amistad con una maravillosa familia Flor Villanueva, a la que le tengo tantísimo que agradecer y muchísimas risas compartidas. Gracias a la vida por tan maravilloso regalo. Gracias por el día de ayer, fue mágico y lo recordaré por muchísimo tiempo.

Muchas veces me pregunto… por qué merezco tantas cosas buenas…

Familia… extensa o inmediata, maravillosa. Este año mis padres celebran cincuenta años de amor y respeto profundos. De valores y creencias, sólidos.. que han criado a una maravillosa hija mayor por la que no puedo dejar cada día de dar las gracias de tener

Como buenas hermanas discutimos y como hermanas únicas nos queremos. Cada una por su lado pero juntas siempre.

Y ¿qué decir de mis bellos hijos, el mejor regalo de mi vida? Crecen buenos, buenas personas, para mí lo más importante,… e intento hacerlo tan bien como mis padres conmigo.

Y porque este año, hicimos una cena de compañeros de colegio, entre los que todavía cuento tras más de veinte años, con hermosos amigos.

En septiembre me operan para acabar de arreglarme la pancha… y después de eso, seguiré pisando fuerte y viviendo la vida a tope, amando cada instante, incluso los odiosos, porque es de los tiempos difíciles de los que más se aprende. Y sabe Dios, lo que estoy aprendiendo este año.

Los reveses, como en el tenis, hay que devolverlos, y de cada bola se aprenden nuevos golpes.

Y sigo sorprendida de ser tan amada…

Gracias vida, aunque las traigas mal dadas