Heroínas de lo cotidiano

El domingo fue el día de la Madre, pero no solo va esto de las madres, que también, sino de las mujeres. No por ser mujeres, sino por ser, sencillamente, heroínas.

Yo me declaro feminista, no así feminoide. Vaya por delante que el «palabro» feminoide está como tristemente tantos otros; mal utilizado. Aunque últimamente feminioide se ha venido usando como homónimo de feminazi; o lo que viene a narrar la RAE como acrónimo de «feminista» + «nazi»se utiliza con intención despectiva con el sentido de ‘feminista radicalizada’. Real y etimológicamente feminoide significa hombre con rasgos femeninos. Así pues, una vez analizadas ambas voces, soy feminista; ni feminazi ni feminoide. También la RAE define el feminismo como un movimiento por la IGUALDAD efectiva entre hombres y mujeres.

Tristemente hoy por hoy esto no está conseguido del todo, por ser suave, y por eso voy a rendir un pequeño homenaje a esas pequeñas o grandes heroínas que pasan desapercibidas en el devenir de lo cotidiano.

Admiro a las madres heroína, como gatas valientes, que cuidan de sus familias; que se elevan de sus cenizas por muy cuesta arriba que se pongan las cosas y se sostienen a sí mismas y a una familia entera.

Admiro a las mujeres que anteponen a sus familias a todas las cosas, pero que no renuncian por ello a sus sueños y a sus ambiciones, haciendo que todo case, que fluya.

Admiro a las mujeres que conservan a sus amigas como si fueran piña a lo largo de los años, que son familia, que lo son todo. Que, pese a todo, pueden saberlo todo de ellas, pero también respetan que quier mantener distancias, si se tercia.

Amo a las personas, a las mujeres que respetan los secretos de las demás. Que no creen que tengan derecho a invadir la vida de sus amigas por el mero hecho de serlo. Cada mujer, cada persona; tiene derecho y obligación de vivir su espacio y a desarrollarse como su propia conciencia le dicte.

Heroína es aquella que desarrolla su vida en plenitud siendo fiel a sus principios, a las vías que han guiado su vida, a los límites que ella se marca; a decir si o no a los compromisos que ella se impone.

Son aquellas mujeres orquesta que tocan con armonía cada instrumento para que la melodía suba hasta el corazón y lo transporte a un lugar seguro pero atractivo; a una vida que no siempre es fácil pero cuyas piezas encajan. que hacen castillos bien anclados al suelo que rehacen para hacer la vida más fácil a los que quiere y a sí misma.

Porque las verdaderas heroínas nunca se olvidan de si mismas…

… pero también ponen al mismo nivel a las personas que le importan.

Ellas, mis ejemplos; no esperan que la vida sea eso que pasa mientras las cosas mejoran; ellas, piensan en mejorar el mundo, en hacer de él un lugar más agradable para todos. Ellas cambian el mundo.

Tienen luces y sombras; porque son humanas. Pero lo saben, lo aceptan; viven con ello o a pesar de ello.

Mis heroínas son ambiciosas, y lo dan todo para conseguir sus objetivos profesionales. También lo son aquellas que por opción propia deciden no trabajar pero son igualmente ambiciosas en conseguir sus propósitos. Porqué ser una mujer heroína, significa llegar a tu punto más alto sin pisotear a nadie por el camino, por no pisar caras al escalar. Ser quien quieras ser, de la forma en que lo quieres conseguir.

Ser una de ellas significa ser jefa sin necesidad de pisotear, humillar o desangrar a su equipo, las jefazas heroicas luchan por el equipo de sus sueños contra viento y marea.

Las heroínas son humildes, pero a la vez luchan por sus objetivos… las amo por

                        … mostrarse como son, sin doble cara

                          … porque son madres, esposas, amigas, hijas, empleadas… pero nunca dejan de ser ellas, ni de repartir magia al mundo

                           … no juzgar despiadadas sino tender una mano y un oído compasivos, por siempre estar ahí cuando las necesitas

                            … por respetar tus silencios, como tu respetas los suyos; pero tener una alarma que les alerte de que ese silencio no es normal; que en vez de gata te estás volviendo caracol y estás comiéndote (perdonadme) tu mierda en silencio porque no puedes gritar.

                            …por preguntar que necesitas y no quedarse en lo superficial de tu problema.

                        …no renunciar a su propia identidad por el que dirán

                        … por pensar en si mismas como reflejo de lo que ellas quieren ser y no lo que esperen los demás o la sociedad.

                        … saber juzgar a las personas con su enorme inteligencia, y no prejuzgar pensando que o bien les van a robar o bien son hermanitas de la caridad

Por todo ello, y por mil cosas más adoro a las mujeres heroína, tu que me lees seguramente lo seas. Porque, afortunadamente mi vida está llena de ellas. Y las adoro a todas. 

Mi vida está llena de personas que le dan valor y por eso me siento afortunada. Heroes y heroínas que forman a mi alrededor un ejercito de ayuda y bienestar. Por eso, y no por otra cosa, soy condenadamente rica.