Envidias, secretos y humanidad

Este blog va de enfados… si, si de enfados. Pero no os voy a relatar si estoy enojada con alguien en concreto; ni siquiera con una situación en concreto que le haya acaecido a mi persona. Para ser absolutamente sincera, estoy en un periodo tranquilo, de reflexión y de descanso físico. Pero mi situación particular, al ser un poco compleja, la dejaré para más adelante. Esta semana en mi Instagram personal

REFLEXIONES DE AMOR

Llueve, hay tormenta de septiembre, y hay un enorme aparato eléctrico. Fascina, hipnotiza, y te da ganas de correr bajo la lluvia fresca; sobre todo ahora, que la fiebre hace estragos, como cada noche en mi cuerpo. Como un arma sanadora, que limpia, que fuera capaz de llevarse el dolor por los imbornales. Un rayo es capaz de generar una energía apabullante, de causar daños, pero también de dar luz. Risto

Enseñanzas de la vida

Dolor y alegría se entremezclan en un continúo ir y venir, miedo y agotamiento los acompañan, impulso ante los nuevos retos, agotamiento máximo, ganas de vivir la vida a tope, en su mayor expresión de júbilo, y al mismo tiempo algo de temor. Pero, sobre todo, ganas de saborear la vida, de bailarla y escalarla. De vivir cada rampa como una bella excursión entre flores y con el sol acariciando tu piel; en vez

CUANDO TE VIENES ARRIBA

Ayer, me fui a Espartan Rice, a celebrar la VIDA, así en mayúsculas. ¿Qué que es Espartan Rice? Así a grosso modo, es una delirante y preciosa idea que tuvo Ana Albiol, cuando llegó a 30.000 seguidores en Instagram, hacer una paella que ella calculó para 200 o 300 personas (que, en principio, ya puede parecer una locura), sin más propósito que celebrar la vida y dar gracias. Tan loca le parecía la idea qu