De cada lágrima, una flor.

Cuando las cosas pintan feos, la tormenta puede hacer renacer la naturaleza

Tres meses, sin escribir ni una palabra, ni en este blog, ni apenas en ninguna de mis redes sociales. El motivo es simple, no quiero transmitir mensajes que no sean amables o que no transmitan esperanza; que, por contra, reflejen desesperación, hartazgo por el dolor físico y vulnerabilidad. Además, y de forma involuntaria, e incluso yendo en contra de todas mis convicciones, durante este trimestre, me he hec

CUIDANDO AL DOLOR

Empieza este post con un poema: LA CASA DE HUÉSPEDES Este ser humano es una casa de huéspedes. Cada mañana hay recién llegados Una alegría, una depresión, una mezquindad, cierta percepción momentánea constituye un visitante inesperado ¡Acógelos y atiéndelos a todos! Aunque se trate de una multitud de penas que arrasen violentamente Todos los muebles de tu casa Aún así, trátalos a todos con respeto. P