Camina, con la cabeza bien alta… hacia el horizonte

Llorar es absolutamente estúpido, lamentarse es de cobardes, y sufrir por lo que pudo haber sido es delirante.

Esto es como la huelga general, como no me gusta lo que me dice mi jefe, pues paro de cumplir con mi obligación y sabrá lo que es bueno… A ti te saldrá caro ir a la huelga en tu nómina, y no conseguirás que nada cambie, salvo que el jefe te mire con ojos de «este tipo es problemático».

¿Qué hay que hacer? No lo se, pero desde luego no conformarse, pero patalear diciendo algo como «ahora te vas a enterar» tampoco.

Hace poco me enteré de que soy fea, y de que mi marido se casó conmigo por el dinero… porque si no a ver porque razón iba a aguantar a alguien con tantos problemas… y más cosas sobre mi marido, que son demasiado ridículas para ponerlas por escrito. Ridículas pero altamente malintencionadas. Lo curioso del tema es que, la víbora y cotorra triste que lo pronunció, que lo dijo en un circulo bastante cerrado de gente, con el ánimo de hacer mucho daño… no consiguió lo que se proponía. Fue tan cobarde que no es capaz de decirlo a la cara. Tan retorcida… que no se da cuenta de que los demás tenemos muchos buenos amigos. Y tan necia…que no ha sabido mirarse al espejo, por lo de fea.. y culona todo sea dicho. Ella que se hacia pasar por mi amiga, se mueve cada día por la envidia, y yo le dije una vez que la envidia era muy mala…

Hace poco me entere que una de las pocas personas importantes de mi vida, considera que soy poco más que una minusválida, pero lista eh? y que nunca podré hacer nada importante por mi misma. Lo malo es que no puedo desembarazarme de él, o de ella… Son demasiado cercanos. El mazazo me sumió en la más absoluta desolación.

Solo puedo decir una cosa

Una cosa dirigida a aquellos tan cerrados de mente, y tan miopes que no se dan cuenta de lo que valgo. Que una enfermedad limita, pero no impide, que un obstáculo en tu vida no hace sino fortalecerte, y muchos obstáculos, como ellos, no buscan más que hacerte más sabia. Una cosa para aquellos que creen ser mejores que yo por no tener una enfermedad física, porque la tienen mental. Una cosa para los que no aceptan que en la diversidad de gustos y de opciones está la libertad.

A todos vosotros os digo, que sin pecar de vanidad, os puedo asegurar que yo como persona valiente, humana y empática, comprensiva, y echada para delante, y generosa, os doy mil vueltas a todos.

A todos vosotros de mente cerrada, deciros que mi familia es la que todos quisierais para  vosotros, porque a diferencia de las vuestras que están coartadas por vuestros propios prejuicios, la mía, está llena de sinceridad y de amor a toda prueba, que la familia que ha luchado y lucha cada día por ser como es, no le hacen falta paños calientes, ni fingimientos.

A todos los que os creeis más válidos que yo por estar «sanos», os diré que pocos me igualan en valor y en integridad, y que nadie sabe más que yo sobre mi enfermedad y sobre tantas otras cosas que los demás que no son como vosotros no sois capaces ni de vislumbrar.

A vosotros que no me creeis merecedora de la sincera amistad de la gente, porque pensáis que todos son tan duros de entendederas como vosotros, decoros que mis amigos, no muchos, pero si fieles, me quieren por lo que soy y con lo que tengo de bueno y de malo. Porque mis amigos, no conocen la incapacidad que me provoca una enfermedad como la mía, porque eso solo es el diez por cien de mi misma…

A aquellos que me ningunean, deciros, que me importa bien poco vuestra necia opinión, no os necesito, tengo demasiadas cosas buenas como para preocuparme por nimiedades como vuestra actividad, y sobre todo vuestro ego.

Antes, al principio, dije que de nada sirve lamentarse o hundirse, aunque ahora lo esté un poco.

Cuando alguien te desprecie y te ningunee, por mucho que duela, levantate y anda…, con la cabeza alta, pero sin el aliento de la ofensa o la tristeza. Sonrie y camina erguida, porque el mundo se alegra de verte, y ve en busca de nuevos horizontes soleados, hay mil caminos para ti, no necesitas a aquellos que no te aprecian, porque para uno que te desprecia hay diez que te aman.

Camina, pero recuerda el desnivel…Mind the gap… Si das un paso más largo lo sortearás, e irás a un mundo mejor.

No hagas huelgas, imprime curriculums.

No te sientes, camina hacia el sol, y triunfarás.

Camina, con la cabeza bien alta… hacia el horizonte

Un comentario en “Camina, con la cabeza bien alta… hacia el horizonte”

  1. Maribel…te sigo desde que creaste esta página, pues como la hiciste pública en face, la verdad es que sentía curiosidad, porque además de escribir muy bien, dices cosas muy interesantes, que merecen la pena leerlas.
    Tengo que decirte, que después de leer esta crónica, me has dejado flipada…creo que no merece ningún comentario al respecto, los que dicen llamarse amigos tuyos, y luego te dan la puñalada por la espalda…sinceramente pienso que es ENVIDIA…por tener el marido e hijos que tienes, y haber formado una familia, por tener a los padres tan maravillosos que siempre te apoyan en todo, y por tener a tu lado a tu hermana y cuñado, que siempre están ahí…pasa de todos, y no desperdicies tu talento en hacerles protagonistas en tu vida…y sé egoista y piensa solo en ti y en los tuyos, porque los amigos de verdad solo los puedes contar con los dedos de una mano, y a veces incluso te sobran dedos. No cambies y lucha por lo que quieres, sueña y ten ambiciones porque solo así se consiguen cosas…un abrazo.

Comentarios cerrados.