¿Qué necesitas, amiga?

Cuenta, a mi me lo puedes decir… las cosas varían, evolucionan. Los estados de ánimo suben o bajan, como las olas en la playa.
No puedo, no quiero, pensar que siempre estarás igual, para mí y para el mundo.
Como escribí en mi foto de instagram, la amistad es caminar tu camino; siempre dispuesta a ayudar en el camino del otro cuando seas requerido, cuando ves que tu amiga tropieza. En ese momento saltarás rauda por el linde del camino.

Lloraré, reiré, bailaré, beberé vino o lo que se tercie. Hasta que estés preparada para volver a tu camino. Pero justo antes de que me digas que lo estás, cuando yo vea la risa asomar a tus ojos, verás que suavemente, me aparto…te doy la mano, y me alejo un poco, suavemente, para seguir caminando. Siempre a tu lado, pero siempre sin estorbar.

Quieres estar sola, estarás y si quieres bailar conmigo bailaremos hasta caer rendidas de agotamiento. Si quieres salir corriendo en soledad, yo quedaré aquí, esperando paciente para cuando vuelvas a llorar, te ofreceré un hombro y un vaso de agua, porque hay que reponer las lagrimas.

Aunque no me lo digas, aunque no lo expreses; yo se que te tengo ahí para lo mismo…

Aunque no te lo diga… sin ti me falta algo vital, un aire con poco oxígeno, una vida sin brillo; el amor es menos amor si no puedo compartir los detalles contigo, los bonitos y los feos…; la mochila de la vida, a veces pesa tanto que a lo mejor, en algún momento necesitas que te ayude a cargarla. Quizá mañana lo necesite yo, pero eso será otro día… cuando tu sonrías.

Siempre de la mano

Porque, siempre que me lo permitas te diré que eres mi hermana elegida, porque no tengo muchas amigas, pero las que lo sois lo sois para siempre y mientras queráis.

La que siempre estará cerca, pero nunca lo suficiente para no dejarte respirar, la que está al alcance de un suspiro, pero que anda en su vida, como un paréntesis… porque la vida es lo que transcurre entre los momentos vividos con la gente a la que amas

A ti, amiga, te querré siempre

Maribel