¿CONFÍAS EN MI?

Homeostasis anímica que se rompe en mil pedazos. Y de pronto viene la rampa hacia las tinieblas, las más profunda; hacia mucho, piensas, que estaba muy bien, todo lo bueno se acaba.

Y es que somos un casi nada…

Sin mucho que aportar al razonamiento práctico de porque estoy triste, una desgracia que ocurre en tu entorno más cercano y que te afecta mucho, por lo que es y por quién es. Pero ellos te necesitan, ese no es el problema, el problema es otro.

El problema es que la vena hipomaníaca que todos tenemos, despierta de su hibernación de pronto, y parece que lo haga para un tiempo.

Pero como en todas las fases, falta una catarsis para «traerte de vuelta» al centro de tu vida, al ojo del huracán que es tu persona.

JACK FROSTY mi catarsis ha sido ni más ni menos que una película infantil; de esas que tienen dos planos de interpretación, uno para niños y otro profundo y filosófico, para los adultos que tengan ganas de pensar. Tipo La Historia Interminable, si señor.

El origen de los guardianes, habla de Santa Klaus, llamado Norte en la película, un cosaco ruso con tatuajes en los antebrazos -Chico bueno y chico malo- y firme defensor de las causas justas. El hada de los dientes, que guarda todos los dientes de todos los niños del mundo, que llevan parejos sus recuerdos de infancia, y su «sucursal europea, Ratón Perez». El conejo de Pascua, un australiano valiente y decidido que reparte huevos de Pascua e ilusión a todos los niños del mundo. Sandy, el arquitecto de los sueños buenos, que fabrica unicornios dorados, y es que sabe lo que de verdad importa. Ellos son los guardianes de las ilusiones y la ingenuidad de los niños de todo el mundo. La luna, que los guía les manda el mensaje de que la ilusión corre peligro y para ello necesitan al rebelde sin causa  de Jack Escarcha. El joven controla el hielo, el viento y la nieve, y habra de unirse a ellos para luchar contra «El miedo o Coco»

No os voy a fastidiar la película, merece la pena que la veáis con las orejas y el corazón bien abiertos, para captar el verdadero sentido de la película, mas allá de los espectaculares efectos especiales, y el mensaje del bien versus el mal, que impera en todas las películas infantiles.

Baste saber que despues de llorar como una magdalena, he salido del cine reconciliada con el mundo.

Y es que entre otras muchas cosas esta película te recuerda que dejarte dominar por el miedo, es perder la alegria de vivir, el brillo de tus ojos, la fuerza de tu abrazo; que hay que luchar contra el miedo, construyendo sueños, y defenderlos a capa y espada, porque sin ilusión ni esperanza, sin buenos sueños no merece la pena vivir.

Soñar significa ni mas ni menos, que creer en ti mismo y en lo que eres capaz de hacer, en que hay que dejarle sitio en tu cama a los sueños que te hacen sonreir y levantarte de ella con entusiasmo por las mañanas. Que si sueñas con algo con todas tus fuerzas y te fijas unas metas realistas y aprietas los dientes, lo vas a conseguir… eso si, no será un regalo de Norte no, te lo tienes que currar.

La vida es una sucesión de bifurcaciones en las que tendrás que elegir el camino a seguir, en libertad, y con la responsabilidad que ello conlleva, tendrás que seguir el camino de baldosas amarillas, que te lleva a tu sueño; para eso hay que tener la cabeza clara y el corazón ordenado. En este camino encontraras piedras que seguro te harán caer; para eso no hay que tener miedo a levantarse, es una forma infalible de no caer de nuevo, de aprender.

Por eso, si seguimos esos pasos, a lo mejor, llegamos muy lejos, unidos a los demás y teniendo claro lo que importa, eso es imprescindible. No lo que les importa a los demás, sino lo que es importante.

No hay nada mas efectivo contra el miedo que la ilusión y la amistad.

…Porque somo un casi nada…capaz de casi todo.

Esto también lo dijo Pilar Medrano, y me lo recordó Paula, mi compañera, el otro día; verdaderamente voy a echar en falta las clases de esta mujer, un filón…

Y es que el miedo a los recuerdos y a lo desconocido; el miedo al dolor, me habian apartado de mi centro. Est gran pelicula me ha hecho volver a él.

Bueno la película y lo que llevaba yo en mi mochila, que bien mezclado y amasado… han reconducido mis pasos a lo que importa, a estar fuerte de nuevo, aunue todavia me siento sola…

¿Que no sabes a lo que me refiero con lo de mi centro? Tu centro es aquello que guia tus pasos, aquello que te mueve, la gasolina que te impulsa a caminar por la vida. Si no lo has encontrado todavía es importante que lo busques.

¿Sabeis cual es el mio? Cuidar…. cuidar de los míos, de mis amigos, de mi familia, de todos aquellos que me pidan ayuda, o que se dejen cuidar. Nunca deberias sentirte sola cuidando de otros, aunque a veces pierdas pie por unos minutos.

¿Confias en mi?

Un comentario en “¿CONFÍAS EN MI?”

  1. Qué ilusión encontrar algunos trocitos de mí en este blog. Es como reencontrarse con uno mismo! Vivan los posts positivos. Yeehaaaa!

Comentarios cerrados.