CUANDO TE VIENES ARRIBA

Ayer, me fui a Espartan Rice, a celebrar la VIDA, así en mayúsculas. ¿Qué que es Espartan Rice?

Así a grosso modo, es una delirante y preciosa idea que tuvo Ana Albiol, cuando llegó a 30.000 seguidores en Instagram, hacer una paella que ella calculó para 200 o 300 personas (que, en principio, ya puede parecer una locura), sin más propósito que celebrar la vida y dar gracias.

Tan loca le parecía la idea que lo decía en sus directos… así como quien no quiere la cosa.

¿Qué quién es Ana Albiol?  Según ella misma «Cosecha del 87. Maquilladora profesional y motivada de la vida. Tras más de 10 años de experiencia en el mundo de la belleza estoy decidida a demostrar que el maquillaje es fácil y puede cambiar nuestro día a día. Hace tiempo me tocó la lotería, mi trabajo es mi pasión. No creo en la suerte, creo en la actitud.» 

Yo añado, que lo del maquillaje es más un instrumento, en el que el liner se transforma en autopista de comunicación y de intercambio de filosofía de vida.

A mi la vida me hizo un regalo, que fue conocerla un día, en el Corte Inglés, antes de que ell entrara en Nars. Fue un encuentra casual, pero me impactó la energía y la profesionalidad, la seriedad y a la vez la pasión que ponía en todo. Y me rendí a sus pies, por y para siempre.

No le gusta que le digan que es muy grande. Y aunque ha aprendido a quererse mucho, siempre ha sido una inconformista proactiva, que busca superarse cada día un poco más.

Decía que soñó con una paella, y al principio, parecía un sueño loco. Pero un día decidió hacerla, porque, entre otros muchísimos motivos personales, no quería dejarse nada por hacer. Y decidió que, ya que lo hacía, pues casi que los beneficios que pudieran sacarse fueran a una buena causa; como si fuera lo más natural del universo. Porque Ana da, da mucho y a raudales, con una energía para pasmarse.

Y aquí, con permiso de Ana, hago un pequeño paréntesis para señalar, que me parece una vergüenza inmensa, que las ONG no se impliquen con este tipo de acciones. Esperan a poner la mano… o te toman por loco o loca. Pero nada de impulsar ideas de personas que quieran dar a los demás.

Hasta que no recuerdo muy bien porqué dio con Mamas en acción, ONG que se dedica a acompañar a niños que están solos en el Hospital, proporcionándoles calor y seguridad. Son «mimadoras profesionales». Conozco a varias de ellas, aunque me queda conocer a Majo, espero poder hacerlo. Casi todas, son maravillosas.

 

Ellas, que también se vinieron arriba para conseguir un meta tan bella como darle seguridad a los niños en situaciones de tanta vulnerabilidad; no solo no tomaron a Ana como una loca, sino que se implicaron del todo en el proyecto. Gracias por ser como sois Mamás en Acción.

Fue el evento más bello y con un fin más maravilloso, con tantas apasionadas de la vida; en el que he estado en toda mi vida.

Como eje de la agenda del día, Ana nos brindó una master class de maquillaje, donde creaba un look Albiol, maravilloso como siempre y como si no hubiera 1600 personas viendo como hacia un linar mientras hablaba de la vida, del labio rojo, y del amor al mundo. Y como quien quiere la cosa oiga, como si lo hiciera cada día.

Recuerdo que al entrar pensé que toda aquella gente, que algo tan grande, surgía del impulso de una chica que cree que todo es posible. Juntó a mucha gente a su alrededor , e hizo con su fuerza, lo imposible, posible. Era como un bello milagro.

Logró que un montón de gente buena y de marcas solidarias de cosmética y maquillaje le regalaran más de 2000 productos para una tómbola solidaria, todo a beneficio de Mamas en acción. y una rifa maravillosa…

Hubo también un Beauty Corner, para pintarnos labios rojos, y hacernos trenzas. Hubo tambien un Espartan Market donde muchas marcas de gran calidad, vendían sus productos a las cientos de motivadas y ansias vivas, que nos sentíamos menos culpables al comprar, porque tenia un fin benéfico maravilloso. Hubo photo call, y food trucks. y muchas más cosas, como un rincón de los niños donde las Mamás en acción cuidaban de ellos.

¡Ah! Y su hermana Laura, @mequieromiamor, que también es una fuerza de la naturaleza. Desde luego, juntas son capaces de mover el mundo.

Lo dicho, era bello sueño hecho mágica realidad; como un milagro pero con miles de horas de trabajo y muchas noches sin dormir.

Ella, que lo ha conseguido casi todo en la profesión, pero  dice ser una eterna inconformista; que cree que caer y levantarte es la mejor enseñanza del mundo, y que las putadas de la vida, son aspirinas para el espíritu (está frase es mía, es lo que yo entendí). Una chica de 31 años, que no va de «influencer molona» y que cree que el maquillaje es un medio para alcanzar a las personas.

Luego llegó la charla intensita, que si no, no es ella, y se desnudó así, como completamente. Pero con la ropa puesta… Nos enseñó que significaba para ella la vida, sus valores. Que la vida son valores, es Ilusión, es Dar, y Alegría, porque la Alegría se entrena.

Ya de paso, nos bailó a ritmo de Peter la Anguila, como medio para eliminar las tristeza, y como se puso a tiro, pues se puso a cantar el Tractor Amarillo, al ritmo de una charanga, que pasaba por allí.

Era tu sueño, y ahora es nuestra realidad.

De allí me llevé un día con una muy buena amiga; ver a Ana cumplir su sueño, y con energía para mover montañas.

Colas, de horas, donde la gente se hacía amiga tuya y no había pisotones, mi amiga de siempre, Bea y @marquesdecubas



Gracias Ana Albiol, porque no eres grande, sino gigante en alma y corazón, porque mueves masas con tu pasión.