SER O NO SER, ESA ES LA CUESTIÓN ¿O NO?

Shakespeare así lo dijo… pero ¿qué es ser? Ser alguien… O parecer alguien. Hoy por hoy se valora más el parecer que el ser.

Nos movemos deprisa, queremos todo para ya, si alguien es escritor, tiene que parecer escritor. No basta con que que lo sea. Lo tiene que demostrar con premios y con una máquina de escribir vieja en alguna parte de su despacho. Con una buena estilográfica.. no sé… con un boligrafo en la mano a toda hora…
Para ser bombero, hay que salir en el calendario o tener una manguera en casa, y un extintor…. y decir a toda hora eso de «Cuidado que te puedes quemar, hay que respetar al fuego»
Para ser abogado hay que ser como Ally McBeal, estar loco o tener una gran casa…, o todo junto, y un despacho en el centro de la ciudad, un barco.., un coche de alta gama, y una chalet en las montañas para pasar los días (creo que yo tengo UN amigo abogado), y muchos licenciados.
Entonces hay que serlo y parecerlo. Eso per se, es hasta bueno. ¿Por qué no si uno se lo gana?
Conozco a algunos médic@s que no se presentan por su nombre, aunque no estén trabajando, no se presentan como «Hola soy Mengano Perez», sino «Hola, soy el/la doctor Perez, especialista en psiquiatría ego maníaca» o aquellos que dicen «soy el mejor en mi especialidad» (un consejo: cuando un doctor de la especialidad que esta sea, te diga eso, levántate y vete como alma que lleva el diablo, porque seguramente no lo sea)
Aquellos ejecutivos, de media tinta, que se creen algo por poner muchos cargos, muchas veces, ficticios o superlativizados, en su tarjeta de visita.
O muchos otros que como yo, alcanzan su cargo a dedo, aunque hayamos pasado por todos los puestos de la empresa, por ser hijo o familia del propietario,, y van por ahí de «mira que chupi soy». No sé, yo digo, «trabajo en la empresa de mi padre, y me ocupo de algunas áreas»…
Pero no, la cuestión ya no es ser, ahora más importante que ser, es parecer, con una diferencia de muchísimos puntos.
Y no solo parecer, tienes que aparecer… en todas partes, a saber tener pagina propia (en proceso) donde contar todos tus méritos (espero que para algo más porque entonces la mía acaba enseguida) conseguidos, de la forma que sea posible. Además perfil en fcb, twitter, linkeddin, myspace, canal de youtube….. y con más de 300 amigos que te sigan que si no, no eres nadie.
Salir en los periódicos,  y si es en edición digital mejor aún porque lo podrás compartir en los citados perfiles… y por los medios que sean necesarios para que la mayor cantidad de gente se entere, ya lo decía aquel «que hablen de mí aunque sea mal», en mi caso casi prefiero que no habléis de mí.
Muchos al leer estas humildes palabras con pretensiones me dicen «¿por qué no te haces escritora?» Bien, supongo que escritora es la escribiente, pero no creo que me publiquen nada… Ni lo pretendo… no creo que sea suficiente…
SE,parece y aparece y serás feliz en los tiempos de hoy… yo soy, y aparezco…¿pero qué parezco?