Sobre la vida y las inseguridades

Cuando dudas…

Decía en un post… que la vulnerabilidad es una de las cosas que peor llevo en el mundo. Porque cuando me siento enferma o vulnerable, me siento insegura en el resto de aspectos de mi vida.

Ya si eso pongo en cinco palabras lo que odio en la vida y acabamos de una: vulnerabilidad, inseguridad, mentira, deslealtad y envidia. Pero no os agobiéis que no voy a analizarlas ni nada. Es solo una declaración de intenciones. Cosas que odio tanto de mi misma como de los demás.

Volvamos pues a lo que nos ocupaba… la vulnerabilidad. Cuando de alguna forma, mi cuerpo me indica que he de reducir la marcha… vuelve la sensación de fragilidad, de que el mundo me puede explotar de nuevo en la cara. Y, literalmente me acongojo, no he superado todavía la experiencia, debe de ser…

Cuando te sientes vulnerable, dudas…

Y es curioso, porque soy una persona optimista, una persona que «puede con todo» y que le saca siempre una sonrisa a la vida, me encanta poder ver la parte buena de las cosas malas de la vida… y cuando las cosas te dan el culo… les das un beso!

Mi vida es, objetivamente, una pasada… tengo una profesión en la que estoy comenzando y que amo profundamente; tengo una familia que es perfecta con sus deliciosas imperfecciones; tengo amigos nuevos y viejos, personas hogar por los que doy gracias cada día. Estoy llena de vida… y de ganas de vivirla a tope.

Y precisamente por vivirla a tope se me evapora la energia… y por causas que aun se escapan a mi control… me encuentro mal…

Y ahí es donde empieza la tormenta perfecta, porque al encontrarme mal, no puedo hacer todo lo pienso que debo hacer y no llego adonde me marco. Eso me genera sensación de culpa.Hago meditación Mindfulness y se me pasa. Pero ciertamente, estoy desconectada últimamente de mi misma; y es algo que estoy trabajando, forma parte también de esta «pérdida del centro»

¿Ello que me supone?

Pues una pesadilla… procrastino en el trabajo con la excusa de que tengo que descansar, pero no descanso… y ni una cosa ni otra… culpabilidad. y me pongo a trabajar como una loca con un rendimiento de aproximadamente el 60%, argggggg. Y medito… y nada…

Y además me pongo intensita de la leche…

¿A quién no lo pasa que cuando está débil necesita más de su circulo de apoyo? Pues a mí me pasa mucho, y me pongo intensita. Lo odio profundamente porque yo siempre he tenido un lema: exigencias cero… porque….

La amistad es como el buen amor que no entiende ni de culpables, ni de rencores, ni de tiempos…
Amigos pueden ser de tu familia, de tus compañeros, de hombres, mujeres, esposos o padres, vecinos… pero amigos son los que se quedan, cuando los necesitas, los que no te echan nada en cara, los que no aprovechan tus debilidades, los que no te dejan llorar sola
Amigos son los que van y vuelven
Amigos son los que siempre están….

Egosiones 2011

Pero estos días tengo una necesidad extra de cariño, de un abrazo, de unas palabras amables y de compañía. y que quede claro que no me quejo de nada, esto es solo cosa mía. Pero como estoy tan sensible y con sensación de debilidad, cualquier cosa… que cualquier otro día no tendría la menor importancia, ahora se convierte en una tragedia griega, o motivo de dicha incalculable.

Ruego pues, a todos los que considero mis amigos, que me perdonen si alguna vez me paso con la dosis de amistad, porque si una cosa he aprendido en estos meses de enfermedad que lo único que queda al final es la familia y los amigos.

Pero todo esto no debe angustiar a nadie ¿sabéis por qué? porque toda esta situación cesara, y yo volveré a una trabajadora incansable, y una mujer sonriente que no tiene horas en el reloj para trabajar y para amar a los demás; porque ese es mi verdadero yo, las egosiones que me mueven por los caminos difíciles que nos encontramos en la vida. Desde el corazón y con el coco… se ganan todas las batallas.

Porque queriendo amar, ayudar, estudiar y trabajar… en definitiva, queriendo vivir es como se maneja y supera la vulnerabilidad. Bueno… y resolviendo aquello que lo provoca.

Os quiero a todos… aunque este muy sensible, solo quiero que las cosas sigan tan bien como siempre. Tan solo os pido pido tres cosas: decidme las cosas sin miedo, prefiero dar una explicación que arrastrar un silencio. Dos, decídmelo con y desde el corazón; y tres, evitad enfrentamientos por favor.

Recordad, desde el corazón se ganan todas las batallas.

La tierra se siente vulnerable ante las tormentas, aunque las necesite para vivir