VAMOS A CONTAR… VERSIONES…

El latín es la raiz de todo, por eso hay que saber latín, pero en sentido literal y no figurado, porque entiendes mejor las palabras.
La palabra verdad, que proviene de veritas- veritatis, palabra de la tercera declinación que, en su primera acepción «Conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente», se acepta ya per se, que no hay dos verdades iguales de un mismo hecho…
De lo cual, yo concluyo que hay tantas «versiones» de la verdad como personas que la viven. ¿Qué es una versión? Versión viene del verbo latino vertere, esencialmente de su supino versum. Significa traducción como primera acepción; como segunda es «Modo que tiene cada uno de referir un mismo suceso.»
En mi opinión, y en la de muchos psicólogos, otros no naturalmente, cada persona está percibiendo un mismo estimulo con sus sesgos personales, en función de sus cualidades, de su inteligencia, de su educación o sus costumbres; es por esta razón que un grupo de gente ante una misma situación no la percibirá de igual modo y resaltará una cosa y obviará la que al de al lado, le parecía la más importante.
Los que hayáis llegado hasta aquí es porque me queréis mucho o porque os gusta la etimología…
Porque todo esto viene a encuadrar el motivo de mi enfado, del daño que hace que algunos, tomen como mentira la versión «incorrecta», es decir la que a ellos no les es cómoda, la que no les interesa.
Mentir no es versionar… mentir es engañar, es cambiar la realidad, es robar, es intimidar, es herir de forma consciente, es vivir una vida que no es la tuya, suplantar, y llegar a creer tu propia mentira. Mentir es otra forma de odiar.
He visto yo tantas veces a gente que quiero, incluso a mi misma, interpretar las cosas según las perciban sus ojos, y eso no es querer hacer daño, eso es un mecanismo de supervivencia.
Yo, por ejemplo, por mantener una amistad soy capaz de agachar la cabeza cuando me han acusado de mentir… dos veces me ha pasado este año; en una ocasión el tiempo me ha dado la razón sin más y de cada lección  de la vida hay que sacar lectura.
En la otra ocasión… bueno… confío en lo mismo, en que el tiempo quite la venda de los ojos a quien la tenga.
Yo no miento, porque odio que me mientan, mas más odio todavía que me mienta aquel que me acusa de mentirosa. ¿O es que tan solo una versión de la misma mentira, o incluso de la misma verdad?
Yo siempre he sido una luchadora y saco los dientes ante las injusticias sobre todo de aquellas que sufren los que quiero; pero nunca me he jactado de ser una adalid de nada… yo soy de los míos, de mi familia… de la gente, pero también se que hay veces que la verdad (la que yo percibo) hace muchísimo daño… y no merece la pena hacer daño, por eso a partir de hoy callaré… Yo no soy abanderada de ninguna causa
Solo quiero que el mundo sea un lugar más feliz.
Y que no siempre para ser feliz hay que saber toda la verdad (que no existe, por cierto) sino saber callar.
Quizá para muchos esto sea un trabalenguas, pero comentad con vuestros amigos sobre una conversación inocua de sobremesa como la ha vivido cada uno… os sorprenderá el resultado.
Y para quien no lo sea… que sepa que le quiero