MENTIRAS, QUE ASCO.

La verdad y la mentira son así, blancas y negras. No hay medias verdades, porque es una medio mentira; y eso es per se, inaceptable. No me gustan las mentiras, y odio a los mentirosos.

Y vivo en un pais lleno de mentiras… Miente toda la clase política, y sus innumerables acólitos, que se dedican a vivir del resto, mienten los que gobiernan, los que gobernaron y los que quieren gobernar. Digo yo, que alguien dirá la verdad; pero entre tanta cloaca es difícil distinguir algo que no este salpicado de… nauseabundos líquidos. Vivo en un pais sumido en la miseria donde a cada uno lo único que le importa es salvar su propio trasero.

Estoy muy enfadada, porque a mi se me educó en un sistema de rectitud moral que asustaba un poco; y a veces me siento estúpida por ser como soy. Honrada, en este pais es sinónimo de imbécil, que le vamos a hacer. Porque además de resistir a diario las tentaciones del dinero fácil a cambio de principios que me dejan dormir por las noches; tengo que aguantar que la gente de pábulo a los mentirosos y manipuladores.

Yo me estoy preparando para vivir una profesion de generosa entrega a los demás, y he aprendido hace tiempo, que lo que un enfermo necesita es que lo escuchen, y lo que una enformera ha de hacer es escuchar. Si no quieres o no sabes, dedica tu tiempo a plantar lechugas…

Hay mucha gente que se queda por el camino, gente con la que he pasado poco tiempo pero, con la que ha habido un feeling increíble; y a la que echo profundamente de menos. Hay gente a la que aun voy descubriendo y llevandome maravillosas sorpresas, y gente de la que pienso que es maravillosa, pero no me dejan reparar un pequeño error.

Yo soy una romántica incurable, y a diferencia de Hobbes, no pienso que seamos un lobo para el hombre. Pienso que cada persona tiene un motivo para ser como es, y solo escuchando podrás entenderlo, y solo entonces hacer un juicio de valor.

Yo no voy a robar, ni a engañar, y nunca he herido de forma consciente a nadie; no me gusta, es mezquino.

He sufrido lo indecible en silencio, por la burlas que suponía ser diferente. Tiempo después, años tal vez, he terminado por hablar con todos aquellos que me hirieron, y me llevo bien con casi todos los que han querido hacerlo.

Vive y deja vivir es mi lei motiv de vida; junto a » arregla lo que has estropeado»; pero después de años de hacerme daño a mi misma, lo que si que tengo claro es que no he de pedir disculpas por algo que no he hecho. Yo miraré a los ojos, sin velos ni vergüenza; con la mirada de aquella que siempre va de frente. Si me aceptas de acuerdo, sino… hay muchos otros. Solo recuerda que mi puerta estará siempre entornada para ti.

Ser franca, necesita también de ser generosa, porque es peligroso ir con la verdad por delante, mucha gente no esta preparada para oírla. Quizá es esta mi asignatura pendiente. Tendré que aprobar esto para ser buena en mi trabajo, y en mi vida. Saber cuando alguien no está listo para oír la verdad.

Quien me conozca sabrá que si me necesita estaré ahí… y además nunca por obligación. Si así fuera, diría que no estoy preparada para acompañarlo.

Todo esto solo sirve para decir alto y claro que yo no miento, que para eso ya estan los manipuladores, y los politicos y los banqueros; que siempre podré dormir y mirar directamente a los ojos de quien me habla. Esa es una de mis prioridades en la vida.

La crudeza de la verdad puede difuminarse pero nunca cambiarse para no herir.

Esta no es ni mi forma ni mi tematica habitual, pero no puedo evitar sentirme ofuscada de vivir en un mundo repleto de mentiras viles e hirientes que quedan impunes; o que pagan justos por pecadores.

Desde Bárcenas hasta niñatos imberbes mienten, y yo me indigno. Pero tengo la suerte, de no tener porque bajar la cabeza ante nada ni ante nadie. Lo que soy, lo soy porque me lo he ganado cayéndome y levantándome de nuevo.