Miedo, ¿más allá de la razón?

Antes que nada, aviso a navegantes alarmistas. Todo lo que aquí se narre, no corresponde exactamente a mi realidad, ni a mis miedos. El propósito de mis palabras no es un diario autobiográfico exactamente, hablaré de mis miedos y algo de los miedos de otros o de todos. Miedos que nos son comunes por el hecho mismo de ser humanos; miedos que generan nuestras vidas por el hecho de ser vividas en el momento actua

Seguimos soñando con el corazón

            Vamos a seguir soñando con un mundo mejor, debo varios post y alguno en particular, a un amigo muy especial. Es por ello que vamos a dejar por el momento, mi bici eléctrica aparcada con el dron en la cestita y vamos a soñar con el corazón esta vez.              Y es que aquí, la que suscribe, se pasa la vida hoy por hoy en

¿Seguimos soñando?

Voy en mi bicicleta con mi dron, recorriendo la praderita verde con amapolas de marras… si, la que describí en el post anterior. No llevo bata de cola, porque entre los pedales y mi torpeza ya por todos conocida; seguro que me tropiezo y me rompo la nariz, más que nada es una cuestión de probabilidades… es lo que más sobresale de mi personalidad facial… y aunque es una nariz feota de familia, ¿qué quer

Este, va de soñar…

Yo últimamente sueño mucho ¿sabéis?, bueno, en realidad siempre he sido muy soñadora, idealista, y que, aunque las circunstancias vinieran jorobadas, siempre tendía a pensar que las cosas se transformarían en caminos de rosas y arcoíris. Ahora, que soy mayor -pero no vieja, ojo, que cada día estoy más mona- me he hecho mucho más cínica e incrédula. Y ahora en lo primero que sueño cuando abro los ojos

Envidias, secretos y humanidad

Este blog va de enfados… si, si de enfados. Pero no os voy a relatar si estoy enojada con alguien en concreto; ni siquiera con una situación en concreto que le haya acaecido a mi persona. Para ser absolutamente sincera, estoy en un periodo tranquilo, de reflexión y de descanso físico. Pero mi situación particular, al ser un poco compleja, la dejaré para más adelante. Esta semana en mi Instagram personal

REFLEXIONES DE AMOR

Llueve, hay tormenta de septiembre, y hay un enorme aparato eléctrico. Fascina, hipnotiza, y te da ganas de correr bajo la lluvia fresca; sobre todo ahora, que la fiebre hace estragos, como cada noche en mi cuerpo. Como un arma sanadora, que limpia, que fuera capaz de llevarse el dolor por los imbornales. Un rayo es capaz de generar una energía apabullante, de causar daños, pero también de dar luz. Risto

De la debilidad, siempre fortaleza

¿Debilidad o fortaleza? ¿Castigos o aprendizajes? ¿Silencios o soledad? Son preguntas del espíritu que surgen ante la debilidad más salvaje, impuesta, y tristemente usual. Pero de todas esas sensaciones sales siempre más fuerte, más sabia, más consciente de la vida, de tu piel, de tus entrañas y sobre todo, de tu alma más oculta. Hace poco leí una frase en instagram, una de esas que te hacen pensa

Enseñanzas de la vida

Dolor y alegría se entremezclan en un continúo ir y venir, miedo y agotamiento los acompañan, impulso ante los nuevos retos, agotamiento máximo, ganas de vivir la vida a tope, en su mayor expresión de júbilo, y al mismo tiempo algo de temor. Pero, sobre todo, ganas de saborear la vida, de bailarla y escalarla. De vivir cada rampa como una bella excursión entre flores y con el sol acariciando tu piel; en vez

LA CONVERGENCIA DE LOS «PA QUÉS»

CONVERGENCIA DE LOS “PA QUÉS”             A mí, mis profesores de la universidad, y también los del colegio, sobre todo un especial profesor de literatura; me enseñaron la importancia de “situar” el problema. Es decir, de qué y por qué se va a desarrollar el tema a tratar. El título de este escrito genera a priori, desconcierto.  

De cada lágrima, una flor.

Cuando las cosas pintan feos, la tormenta puede hacer renacer la naturaleza

Tres meses, sin escribir ni una palabra, ni en este blog, ni apenas en ninguna de mis redes sociales. El motivo es simple, no quiero transmitir mensajes que no sean amables o que no transmitan esperanza; que, por contra, reflejen desesperación, hartazgo por el dolor físico y vulnerabilidad. Además, y de forma involuntaria, e incluso yendo en contra de todas mis convicciones, durante este trimestre, me he hec